viernes, 8 de noviembre de 2013

BULNES, CHILE, viernes 8 de noviembre de 2013

LA FOTOGRAFÍA DE BULNES, CHILE
 
Paciente espera 


UN COMPLEJO DEPORTIVO QUE AGONIZA



El complejo deportivo construido hace ya dos años en terrenos del estadio municipal y que contemplaba una cancha de futbolito y otra de tenis, permanece sin ser inaugurado ni menos entregado para el uso de la comunidad.
Un proyecto que nació muerto porque la empresa constructora lo quiso así, ya que una vez  cubierta la carpeta de ambas canchas con una pintura sintética con la finalidad de emparejarlas, se detectó que el cemento se encontraba con protuberancias que impedían la practica de algún deporte sin que un jugador resultara lesionado.
Se le dispuso que rehiciera la carpeta asfáltica de ambas canchas y así lo hizo, pero quedaron igual, por eso no se ha podido entregar para el uso de los vecinos, además que las canchas no contarían con las medidas oficiales y la cancha de tenis se encuentra muy apegada a la pandereta, lo que impide un normal desplazamiento en el juego.
El tiempo pasa y nadie se preocupa del problema y seguirá pasando y las canchas se deterioraran por el paso del tiempo y la municipalidad premia a la empresa entregándole nuevas obras.


GRUPO DE JÓVENES PRACTICAN SLACKER EN LA PLAZA DE ARMAS



No tienen nombre porque están en vías de organizarse, pero sí son entusiastas del slacker que consiste básicamente en colocar una cinta de unos cinco centímetros de ancho, con una longitud variable, no demasiada tensa, después  intentar desde mantener el equilibrio hasta hacer auténticos trucos acrobáticos dignos del mejor funambulista. Visto así, el slackline no presenta demasiados problemas para su práctica.
 La mayoría de los amantes del slackline gustan de practicarlo en parques públicos, enganchando la cinta entre dos árboles lo suficientemente grandes para soportar el peso. Aunque realmente esta ubicación se debe más a la comodidad que a otra cosa, pues pueden realizar slackline en cualquier lugar donde tengan dos puntos de apoyo, ya sea en la playa o en la montaña. Incluso existe una modalidad de slackline conocida como waterlining en la que la cinta se coloca sobre agua, quizás para que las caídas sean más refrescantes. La imaginación es el límite para practicar slackline.
Y estos jóvenes estudiantes del Colegio Teresa de los Andes así lo entienden y es posible verlos constantemente en la plaza practicando este deporte ya arraigado en el país porque existen campeonatos internacionales y en Chillán existe un joven que se ubica entre los tres mejores de Sudamérica.


TENDREMOS PISCINA MUNICIPAL ESTE AÑO?


Han pasado los años y los bulnenses se acostumbraron a no contar con la piscina municipal en la temporada de verano.
Total en Quillón existe un buen balneario a orillas de la laguna Avendaño y también existen las aguas contaminadas del río Itata para refrescarse.
Creemos que deben buscarse los fondos necesarios para repararla ya que esperar que algún día aprueben el proyecto de dos millones de dólares que existe, es por ahora un eufemismo, mientras nuestros vecinos deben continuar emigrando a comunas vecinas en busca del merecido descanso y del baño reparador.


El Cochayuyo de Pelluhue.



 
La venta del cochayuyo es una labor que viene  de antaño y que en el trascurso del tiempo no ha variado mucho en su proceso.
La venta de esta alga conlleva mucho sacrificio ya que aparte de la recolección en el mar también tiene que seguir un proceso de limpieza,  secado, empaquetado y la última y  la mas sacrificada es  recorrer las ciudades intentando vender este producto tan bueno para la salud y poco consumido en la actualidad por las familias chilenas.
El Cochayuyo es un alga marina de gran tamaño que puede alcanzar los 15 metros de longitud además es de consistencia muy carnosa y firme de sabor y aroma intenso lo que la hace ideal para preparar sopas, estofados, paellas y todo tipo de pastas (a trocitos pequeños y salteada).El Cochayuyo ha sido uno de los recursos alimenticios de las comunidades indígenas  americanas durante siglos.
 En una salida a terreno a reportear las campañas políticas presidenciales, me tocó encontrarme con este personaje típico, uno de los tantos que se han ido perdiendo con el paso de los años y la mal llamada modernidad, Don Rosendo y su caballo Ulte, quienes llevan tanto tiempo juntos en esta especialidad que caminan al mismo ritmo sintiéndose cómplices en esta vida de sacrifico que les a tocado vivir,  son de la comuna de Pelluhue viajan muchas horas para  vender su producto marino a la ciudad de San Carlos.
La labor consiste en caminar por las calles pavimentada de distintas ciudades y pregonar.
 
Cochayuuuuuuuyoooooooo. Grito contagioso que por lo monótono y repetitivo me sostuvo entonando lo mismo durante muchas horas.
 
Texto y fotografías de Edmundo Carrillo Godoy.



 
PANORAMA REGIONAL